Arriaca: de Yunquera a Risskov (Dinamarca)

Ninguna profesión es mejor que otra. Ninguna más digna que la de al lado. Cada una tiene su función en esta concatenación de actividades que permite mantener el pulso en una sociedad desarrollada o en aquella que aspira a serlo.

Para un médico, sanar a un paciente de una grave enfermedad tiene que suponer una de las mejores sensaciones del mundo y una satisfacción personal inolvidable. Algo similar debe sentir un profesor de colegio que ve cómo crecen y maduran sus alumnos, llegando a alcanzar puestos de responsabilidad; gracias, en parte, a esa labor docente de la infancia. O incluso un periodista que, después de emplear su tiempo en la búsqueda de la mejor información, ve recompensado su esfuerzo con la lectura multitudinaria de aquellas palabras y oraciones que juntó en aquella noticia.

Pues imaginen: algo así es lo que sentimos en Arriaca pocos meses después de cortar la cinta de apertura de nuestra fábrica de cerveza artesana y de ver cómo un producto de nuestra tierra, de nuestra casa de toda la vida, de nuestro pueblo -Yunquera de Henares-, comienza a cruzar algunas fronteras.

Read more

Loading...
Loading...