Cómo elegir el vaso ideal para tu cerveza

Beber cerveza es un placer en cualquiera de sus formas, pero una elección adecuada puede conseguir que disfrutemos un poco más, si cabe, de un buen trago de este preciado (y precioso) líquido. 

A un buen cervecero raramente le veremos beber su cerveza directamente de la botella o lata (y a sabiendas de que cada uno puede hacer lo que le venga en gana en cada momento, por supuesto), ya que su pequeña apertura no permite la salida de CO2 (dióxido de carbono) (*), la cual facilita la volatilización de los aromas de la cerveza que ayudan a apreciar mejor sus cualidades organolépticas. Por tanto, el vaso puede convertirse en tu mejor aliado si sabes elegir correctamente. 

Para ello, veamos una guía rápida de vasos (ojo: que hay muchos más) con los que poder disfrutar y sacar el máximo potencial a cada tipo de cerveza:

 

- Vaso Weizen.  Es un vaso alto, curvo e inclinado. Es el vaso indicado para las cervezas de trigo, como indica el término alemán que le da nombre: Weizen significa trigo. 

Éste es el vaso, que, en el caso de Arriaca, recomendamos para tomar nuestra variedad de Trigo. Su forma alargada atrapa los aromas florales y cítricos y permite, al beber, la formación de un espacio de aire en la curvatura superior que potencia los agradables aromas de clavo y plátano característicos de la levadura de trigo. Esta curvatura, unida a su amplia boca, permite contener una generosa capa de espuma.

 

 

 

- Pinta. Vaso cilíndrico con cierta conicidad invertida y boca ancha. 

En este caso, y dentro de nuestra gama, te recomendamos su uso para la Arriaca Porter. La amplitud de la boca permite contener una gran capa de la espuma cremosa y persistente de esta cerveza. Por su capacidad (550 ml. aproximadamente) y forma es ideal para disfrutar de sus aromas de café y chocolate amargo que se liberan con facilidad. También permite saborear intensamente los matices de café y regaliz y apreciar el final de chocolate negro y frutos secos.

 

 

 

 

- Vaso Pilsen y Copa Flauta. Son vasos alargados y finos con paredes delgadas.

Maridan a la perfección con las cervezas afrutadas, cítricas y gaseosas como nuestra Arriaca Rubia, permitiendo apreciar sus tonos dorados y su textura efervescente. Dan lugar al mínimo contacto posible de la mano con el vaso, manteniendo la cerveza más tiempo a su temperatura adecuada. Este diseño alargado permite retener la espuma, así como el aroma y sabor cítrico de esta variedad.  

 

- Copa Balón. Copa ensanchada y redonda similar a la estructura de medio balón con una boca ampliamente abierta.

Esta copa se recomienda para cervezas más complejas y con una graduación superior, como es el caso de la Arriaca Imperial Russian Stout. Su estructura amplia y abierta concentra los aromas de café y chocolate negro y permite su liberación, dando paso a la vainilla y a los frutos negros para terminar con unas notas dulces y licorosas. Su boca amplia permite disfrutar de su corona de espuma compacta y duradera.

 

 

 

 

-Pinta Americana -‘Shaker’-. Es uno de los más conocidos y se ha convertido en el vaso estándar. La pinta americana es un vaso con forma de cono invertido que da lugar a una amplia boca y un cuerpo alargado. 

Funciona para muchos tipos de cervezas. Barriendo de nuevo para casa, ahí van estas sugerencias para ‘shaker’: Arriaca IPA, Arriaca Centeno, Arriaca Session IPA y Arriaca Imperial Red IPA

Su cuerpo alargado hace que exista menos zona de contacto con la mano, consiguiendo así mantener la temperatura óptima a la que debe disfrutarse – desde 4ºC para Session IPA, 6-8ºC para IPA y Centeno y para Imperial Red IPA se recomienda desde los 7ºC-. Su amplia apertura, como ya hemos hablado anteriormente, favorece la formación de una buena capa de espuma.

 

Otra de las razones por la que las cervezas deben servirse en vaso es para favorecer la salida de gases y conseguir así evitar la sensación de hinchazón y pesadez que estos gases crean en nuestro estómago, aunque el problema no es tal en las cervezas artesanales.

Esta sensación es debida a la inyección de CO2 en las cervezas, tan habitual en el proceso industrial. Nuestras cervezas, por el contrario, consiguen el gas en el proceso natural de fermentación del mosto (no es inyectado); por tanto, estos gases no se acumularán en tu estómago (*), evitando la sensación de pesadez.

Simplemente, siéntate y disfruta de una buena cerveza. Y si lo haces con el recipiente adecuado, ¡mucho mejor!

 

Loading...
Loading...